Eficiencia y eficacia en una empresa

Publicado el Por admin
Eficiencia y eficacia en una empresa

Eficacia y eficiencia ejemplos

Pongamos un ejemplo: desde dirección piden a alguien del departamento de RR.HH. la compra de unos billetes de avión para unas determinadas fechas. Una persona eficaz simplemente las compraría sin comparar o tomar grandes decisiones mientras que una persona eficiente las compraría de la mejor forma posible: al precio más barato, con mejores horarios, con traslado hasta y desde el aeropuerto, elección de mejores asientos, etc.
Es por esa razón por la que siempre todas las organizaciones deben, en primer lugar, lograr que sus trabajadores (con indiferencia de su posición jerárquica) sean eficaces y una vez logrado que sean eficientes. Ese debe ser un punto clave a alcanzar ya que supondrá una reducción de costes por parte de la organización y, de manera indirecta, una mejor valoración de todos los trabajadores al ver su trabajo mejor desarrollado y más valorado.

productividad y efectividad

Eficacia, eficiencia y efectividad son las tres E de las empresas. Estos términos se utilizan con frecuencia en el ámbito de los negocios para garantizar una gestión adecuada y alcanzar los objetivos marcados.
En general, podemos decir que la eficacia significa conseguir las metas establecidas (qué se hace); la eficiencia es la capacidad de conseguirlas de la mejor manera posible (cómo se hace); y la efectividad es la mezcla perfecta de ambas (conseguir las metas con unos recursos mínimos).
Por lo tanto, estos tres términos son factores clave en los negocios si tu fin es crear una empresa más eficiente y competitiva. Entenderlos, saber en qué se diferencian y tener visibilidad y control sobre ellos es crítico dentro de la gestión de una empresa. Por eso, a continuación, analizaremos las 3E de los negocios una a una.
La eficacia, en el ámbito empresarial, está relacionada con el cumpliento de objetivos. En una empresa, un producto o persona es “eficaz” cuando es capaz de hacer lo que sea necesario para lograr los objetivos deseados o marcados.

eficiencia rae

Podríamos decir, para resumir, que la eficacia se reduce al fin, mientras que con el término eficiencia se habla de los medios pero siempre con orientación a un objetivo de ajuste que implica una optimización del aprovechamiento. Se puede ser eficiente sin ser eficaz y del mismo modo, también es posible ser eficaz sin ser eficiente, aunque lo ideal es una combinación de ambas cualidades.
Las organizaciones buscan la excelencia empresarial. Esta solo se puede alcanzar a través de la eficiencia, logrando un equilibrio adecuado con la eficacia. Existen varias maneras de conseguir que este objetivo se haga realidad:
Esta cifra astronómica sólo la superan Japón con 1.790 horas, Estados Unidos con 1.800 horas y Corea del Sur con 2.100 horas. Tres países que alcanzan cotas de productividad superiores a las nuestras, por otra parte. Entonces, ¿qué es lo que falla?
Dentro del continente europeo, estas jornadas laborales no son la tónica general. Por ejemplo, en el Reino Unido su media está en torno a  las 1.630 horas, muy similar a la de Suecia con 1.600 horas. Los países centroeuropeos bajan el listón: Francia 1.540 horas, Alemania 1.410 horas y Holanda 1.390 horas. Incluso otros países del Sur de Europa tienen un horario laboral más razonable, como es el caso de Italia con 1.560 horas.

eficiencia y eficacia en administración

Los términos eficiencia y eficacia son muy utilizados en el mundo empresarial, y en muchas ocasiones, tal y como se mencionaba, se emplean de la misma manera, cuando la realidad es que existen determinados matices que los convierten en conceptos totalmente diferentes. Para conocer las principales diferencias entre ambos términos es adecuado detenerse a conocer la definición de ambas.
Por ejemplo, no es lo mismo un empleado eficiente que un empleado eficaz. El empleado eficaz será capaz de realizar 50 unidades de un producto en 8 horas, mientras que el empleado eficiente conseguirá realizar igualmente 50 unidades de un producto pero en tan solo 6 horas, ya que hará un mejor uso de los recursos disponibles para optimizar el trabajo que se está llevando a cabo.
Es evidente que ambos empleados son capaces de conseguir el mismo objetivo, pero el empleado eficiente no necesitará tantos recursos como el empleado eficaz. Puede decirse que la persona eficiente también es eficaz, mientras que no puede decirse que la persona eficaz directamente sea eficiente. Obviamente, si se es eficiente, pero es incapaz de alcanzar el objetivo propuesto, el empleado será ineficaz.

Eficiencia y eficacia en una empresa of the moment

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad