El papel de la mujer en el islam

Publicado el Por admin
El papel de la mujer en el islam

El papel de la mujer en el islam en línea

cómo influyó el islam en el papel de la mujer en la sociedad

Algunos estadounidenses creen que las mujeres musulmanas están oprimidas por su religión, obligadas a cubrirse por completo, y que se les niega la educación y otros derechos básicos. Es cierto que las mujeres musulmanas, al igual que las mujeres de todo el mundo, han luchado contra la desigualdad y las prácticas restrictivas en la educación, la participación en el mercado laboral y los roles familiares. Sin embargo, muchas de estas prácticas opresivas no provienen del propio Islam, sino que forman parte de las tradiciones culturales locales. (Para pensar en la diferencia entre religión y cultura, pregúntese si el alto índice de violencia doméstica en Estados Unidos está relacionado con el cristianismo, la religión predominante).

De hecho, el Islam otorga a las mujeres una serie de derechos, algunos de los cuales no fueron disfrutados por las mujeres occidentales hasta el siglo XIX. Por ejemplo, hasta 1882, la propiedad de las mujeres en Inglaterra se entregaba a sus maridos cuando se casaban, pero las musulmanas siempre conservaban sus propios bienes. Las mujeres musulmanas podían especificar condiciones en sus contratos matrimoniales, como el derecho a divorciarse si su marido tomaba otra esposa. Además, en muchos países las mujeres musulmanas conservan su propio apellido después del matrimonio.

la mujer en la historia islámica

Este artículo trata sobre los roles de género en las relaciones entre hombres y mujeres islámicos, y sus familias. Para temas relacionados, como la vestimenta de las mujeres islámicas y las diferencias jurídicas entre los géneros, véase Las mujeres en el Islam.

El Corán no especifica los roles de género para las mujeres[2][3][4] Sin embargo, en la práctica islámica, los roles de género se manifiestan, en parte porque a los hombres y a las mujeres se les asignan a veces diferentes derechos y expectativas culturales. El hadiz Sahih Bukhari (9:89:252) afirma que se espera que un hombre sea el «guardián de [su] familia», mientras que se espera que una mujer sea la «guardiana del hogar de su marido y de sus hijos».

Algunos estudiosos reformistas y feministas sostienen que el concepto de tutela ha constituido la base de determinados roles de género en las sociedades musulmanas. A menudo se espera que las mujeres sean esposas y madres obedientes, que permanezcan en el entorno familiar, mientras que se espera que los hombres sean protectores y cuidadores de la familia[1]. Sin embargo, la mayoría de los eruditos musulmanes están de acuerdo en que las mujeres no están obligadas a servir a sus maridos, a realizar las tareas domésticas o a hacer cualquier tipo de trabajo en casa

hadiz sobre el respeto a la mujer

Algunos estadounidenses creen que las mujeres musulmanas están oprimidas por su religión, obligadas a cubrirse por completo, y que se les niega la educación y otros derechos básicos. Es cierto que las mujeres musulmanas, al igual que las mujeres de todo el mundo, han luchado contra la desigualdad y las prácticas restrictivas en la educación, la participación en el mercado laboral y los roles familiares. Sin embargo, muchas de estas prácticas opresivas no provienen del propio Islam, sino que forman parte de las tradiciones culturales locales. (Para pensar en la diferencia entre religión y cultura, pregúntese si el alto índice de violencia doméstica en Estados Unidos está relacionado con el cristianismo, la religión predominante).

De hecho, el Islam otorga a las mujeres una serie de derechos, algunos de los cuales no fueron disfrutados por las mujeres occidentales hasta el siglo XIX. Por ejemplo, hasta 1882, la propiedad de las mujeres en Inglaterra se entregaba a sus maridos cuando se casaban, pero las musulmanas siempre conservaban sus propios bienes. Las mujeres musulmanas podían especificar condiciones en sus contratos matrimoniales, como el derecho a divorciarse si su marido tomaba otra esposa. Además, en muchos países las mujeres musulmanas conservan su propio apellido después del matrimonio.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad