El jardin de las delicias cerrado

Publicado el Por admin
El jardin de las delicias cerrado

El bosco

Puede que otra boda, la del conde Enrique III de Nassau-Breda en 1503, sirviera para que le encargaran la más enigmática de sus obras maestras, El jardín de las delicias. O tal vez no, ya que estudios recientes calculan que se pintó casi una década antes, a petición del tío de este aristócrata. Pero las dudas sobre la fecha palidecen ante el auténtico misterio.
¿Qué significa?¿Qué quiso decirnos el Bosco con su disparatada profusión de seres fantásticos, frutos gigantescos, paisajes oníricos y erotismo naíf? Uno de sus primeros espectadores, un viajero de paso en el palacio de los Nassau, la describió como una invitación al placer.
La hoja izquierda representa, literalmente, el paraíso terrenal. Pero, en vez de pintar a Adán y Eva en el instante de la creación, El Bosco escogió el momento en que reciben la bendición nupcial: “Creced y multiplicaos”.
Y a crecer y multiplicarse se dedica, sin lugar a dudas, la variada multitud que puebla la tabla central del tríptico. El paisaje parece el mismo, la línea del horizonte no se interrumpe de una tabla a otra, pero se trata de una ilusión: ya no nos hallamos en el auténtico edén, sino en una trampa de los sentidos, un mundo al revés donde nada está en su sitio.

the garden of earthly delights meaning

El jardín de las delicias es el nombre contemporáneo con el que se conoce a una de las obras más conocidas del pintor neerlandés Jheronimus Bosch (el Bosco). Se trata de un tríptico pintado al óleo sobre tabla de 220 × 389 cm, compuesto de una tabla central de 220 cm × 195 cm y dos laterales de 220 cm × 97 cm cada una (pintadas en sus dos lados) que se pueden cerrar sobre dicha tabla central.
Considerada como una de las obras más fascinantes, misteriosas y atrayentes de la historia del arte, el cuadro forma parte de los fondos de exposición permanente del Museo del Prado de Madrid, donde ingresó como depósito del Patrimonio Nacional en 1939.[2]​
Felipe II adquirió el tríptico en la almoneda de los bienes de don Fernando y se envió al monasterio de El Escorial el 8 de julio de 1593, convirtiéndose de esta manera en la pintura más famosa de la colección del Bosco que Felipe II reunió en El Escorial.[7]​
La estructura de la obra, en sí, también cuenta con un encuadre simbólico: al abrirse, realmente se cierra simbólicamente, porque en su contenido está el principio y el fin humano. El principio en la primera tabla, que representa el Génesis y el Paraíso, y el fin en la tercera, que representa el Infierno.

el jardín de las delicias madrid

El jardín de las delicias es la obra más emblemática y enigmática de El Bosco, pintor flamenco. Se trata de un tríptico pintado al óleo sobre madera de roble, elaborado hacia 1490 o 1500. Cuando permanece cerrado, contemplamos dos paneles en que se representa el tercer día de la creación. Al abrirlo, los tres paneles interiores representan el paraíso, la vida terrenal (el jardín de las delicias) y el infierno.
Dios observa desde lo alto (esquina superior izquierda), en un momento que parecería ser, más bien, el amanecer del cuarto día. Dios creador lleva una corona y un libro abierto en sus manos, las escrituras, que pronto se harán vida.
En cada lado del tablero, se puede leer una inscripción en latín del salmo 148, versículo 5. En el lado izquierdo reza: «Ipse dixit et facta sunt», que quiere decir ‘Él mismo lo dijo y todo fue hecho’. En el lado derecho, «Ipse mandavit et ­creata sunt», que se traduce como ‘Él mismo lo ordenó y todo fue creado’.
Descripción del tríptico abiertoEl Bosco: El jardín de las delicias (tríptico abierto). Óleo sobre madera de roble. Medidas totales: 220 x 389 cm.Al abrir el tríptico por competo, nos enfrentamos a una explosión de color y figuras que contrasta con el carácter monocromo e inanimado de la creación.

el jardín de las delicias explicacion

El jardín de las delicias es el nombre contemporáneo con el que se conoce a una de las obras más conocidas del pintor neerlandés Jheronimus Bosch (el Bosco). Se trata de un tríptico pintado al óleo sobre tabla de 220 × 389 cm, compuesto de una tabla central de 220 cm × 195 cm y dos laterales de 220 cm × 97 cm cada una (pintadas en sus dos lados) que se pueden cerrar sobre dicha tabla central.
Considerada como una de las obras más fascinantes, misteriosas y atrayentes de la historia del arte, el cuadro forma parte de los fondos de exposición permanente del Museo del Prado de Madrid, donde ingresó como depósito del Patrimonio Nacional en 1939.[2]​
Felipe II adquirió el tríptico en la almoneda de los bienes de don Fernando y se envió al monasterio de El Escorial el 8 de julio de 1593, convirtiéndose de esta manera en la pintura más famosa de la colección del Bosco que Felipe II reunió en El Escorial.[7]​
La estructura de la obra, en sí, también cuenta con un encuadre simbólico: al abrirse, realmente se cierra simbólicamente, porque en su contenido está el principio y el fin humano. El principio en la primera tabla, que representa el Génesis y el Paraíso, y el fin en la tercera, que representa el Infierno.

El jardin de las delicias cerrado 2022

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad